Se acabó la crisis

Se acabó, sí. Al menos para mí. Al menos durante los momentos que esté frente al ordenador.

Termina, y me pilla igual que empezó, detrás de un teclado. Aunque sí, es cierto, esta vez tecleo desde mi ordenador personal y no desde el ordenador del trabajo. Soy otro número ordinario (ni siquiera extraordinario) en esa cruel estadística del paro. Y es que si en 2008 cuando arrancaba esa crisis deslizaba mis huellas dactilares sobre una computadora para ganarme y pagarme la vida, ahora lo hago para sobrevivir, para no morir en el intento por seguir siendo un hacedor de textos. Y pretendo conseguirlo. Pretendo, ya leen, no aspiro a mucho, si quiera lograrlo con una medio sonrisa satisfecha dibujada en mis posts. Quienes me conocen saben que soy un pesimista de esos que se creen más pesimista por mejor informado, como dice el refrán. Y ni siquiera estoy seguro de eso. Pero ya digo que pretendo cambiar de rumbo, y ser desde este preciso momento en que ha acabado la crisis un nuevo polo positivo. Lo seré, sólo (permítanme el acento sobre esa soledad), a mi manera. Quizá no lo aprecien, pero yo sé que algo estaré logrando.

No me quiero extender demasiado en este primer post inaugural. Simplemente contarles que el nombre del blog es correcto, no sufran ni se alteren porque no se me ha escapado ninguna t. Me gusta, sencillamente, ese resultado de sumar hábitat + habitáculo. El resultado, ya leen, es igual a habitátculo. Con acento y sin registro (de momento) en el DRAE. Y qué carajo, porque desde 2010 (dos años antes de quedarme sin trabajo) ya rondaba por mi cabeza la idea de este blog con ese preciso título. Y resulta que ordenando textos en el disco duro de mi ordenador (curiosa y sutil redundancia) me he tropezado con parte de un artículo primitivo que anda perdido e inserto por aquí. Y que por supuesto ustedes no sabrán cuál es.

Por lo demás, no esperen encontrar aquí grandes artículos de referencia. No podrán fardar ni “posturear” cuando charlen con alguien sobre lo que han leído en ‘El habitátculo del parado’. Decirles -eso sí es importante- que es mi intención actualizar el blog con un post semanal que se publicará cada miércoles, día del espectador. No es casual ni mucho menos que esta primera entrada se publique hoy, 1 de mayo, día del trabajador. Es mi pequeña venganza, un signo evidente del cambio de actitud que les prometía más arriba. Deben saber también que de momento sólo encontrarán aquí dos temas: relatos propios (y algún poema), organizados bajo la categoría de relatos, y artículos de opinión, también categorizados en su respectiva carpeta de opinión. Mi objetivo es añadir más pronto que tarde contenidos periodísticos a este espacio, pero de momento esa idea apenas tiene la entidad de boceto, por lo que prefiero no adelantarles nada. Este habitátculo cuenta además con su propio espacio en Facebook, un lugar que espero sirva para el debate y para que sean otros quienes aporten contenidos.

Un blog, ya leen, tan simple como el mecanismo de un botijo. Falta saber si también a ustedes, como a mí, este espacio les quitará la sed de letras.

It all depends on you, que cantara Frank Sinatra.

Anuncios

12 comentarios

Archivado bajo Opinión

12 Respuestas a “Se acabó la crisis

  1. Julio

    Muy buen comienzo de un blogo que, sin duda, a partir de ya se convierte en una de mis lecturas habituales. Hay muchas ganas de saciar la sed de letras siempre interesantes con este nuevo blog-tijo. Estaré atento a tus publicaciones. Como cantaba la hija del tío Frank, “these boots are made for walking”, así que buena suerte en esta nueva aventura, my friend.

  2. Me encantó tu hábitat! Sigue detrás de un teclado, ayuda a no morir en el intento, eso seguro. Mucha suerte!!

  3. Mucho ánimo, compañero. Seguiremos tu hábitat con atención. Un saludo!!

  4. Mari Cruz Gallego

    ¡Qué bien escribes, compañero iletrado!

  5. Ahi estas tu!! Dando caña primo, intentate seguirte. Es un orgullo tener unos primos como vosotros.
    Me a gustado la lectura estare atento a proximas publicaciones

  6. pilar

    Es fantástico, de nuevo me has vuelto a sorprender, aquí tienes una seguidora!!!!!!!!!

  7. Mayte

    Esperando que llegue el proximo post, simplemente me encata como escribes

  8. Pequeña Alba

    Optimismo, o como tu lo definirías, realismo.
    Ánimo, así es como queremos leerte
    Dos fieles seguidoras.
    Se puede tener otro padrino???, Impossible

  9. Pingback: La T de habiTátculo | El habitátculo del parado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s